Toni Sánchez | Facilitador de sonido

Si has descubierto el mundo del sonido armónico y estás pensando en comprarte un cuenco o varios, seguro que este artículo te puede interesar.

Ante todo decirte, que si el sonido ha entrado en tu vida, vas a descubrir una herramienta muy poderosa, ya no solo de sanación, si no de evolución personal. La vibración de los cuencos Tibetanos hace que recuperes tu armonía natural, abriéndote a nuevas realidades que te harán ordenar tus ideas y quedarte con las que más te hagan feliz.

Muchas personas como tú pasan por mis talleres, conciertos, sesiones individuales y hay quienes  ya disponen de algún cuenco. La mayoría los han comprado en lugares donde no solo venden cuencos, sino todo tipo de artesanía, sin ser especialistas en sonido con alguna sorpresa desagradable cuando les digo que han gastado un dinero en un instrumento que no tiene las características básicas que debe albergar un buen cuenco.

Voy a darte algunos consejos antes de que decidas comprarlo:

-Realiza algún taller donde puedas aprender a tocarlos. Aunque sea un taller breve, algunas nociones no te vendrán mal ya que tendrás más información y podrás elegirlo tú, sabrás tocarlo y no solo te guiarás por la persona que quiere vendértelos

-Cómpralos en sitios especializados. Busca un profesional o un establecimiento que sepas que son especialistas en sonido terapéutico, ya que te aconsejarán sobre el cuenco idóneo para ti y tus necesidades.

-No te dejes llevar por lo externo.(Mira el video «Estos no son cuencos de 7 metales y hechos a mano!») Como los cuencos se han puesto de moda, están surgiendo seudocuencos que en muchas ocasiones van pintados de llamativos colores o que se fabrican a máquina y que utilizan materiales de menor calidad. Te aconsejo que compres cuencos realizados en 7 metales y hechos a mano, son más caros pero te aseguro que si quieres usarlos como terapia o medio de meditación, hay una gran diferencia de unos a otros. El sonido que emite un buen cuenco es rico en armónicos y la duración del sonido es larga.

-¿Que tamaño comprar? Como facilitador de sonido te recomiendo que para empezar compres un cuenco mediano de 15 a 20 cm ya que son fáciles de golpear y batir, donde podrás comenzar a experimentar con masaje sonoro poniéndolos encima de tu cuerpo. Con este tamaño el sonido dura más y un uso más polivalente.

-¿Antiguo o moderno? Entre los cuencos Tibetanos (no los seudocuencos) hay 2 clases bien diferenciadas, los cuencos antiguos y modernos. Los antiguos son aquellos que pasan de los 30 o 40 años, que se realizaron a mano y que utilizaron la aleación precisa para que suenen de maravilla. Los cuencos modernos son aquellos de nueva creación, pero que se siguen realizando a mano, existen actualmente buenas fabricaciones que intentan mantener la calidad antigua, pero en algunos casos no es así y prefieren escatimar en aleación con resultados más pobres.

Si tienes la posibilidad de escoger entre antiguo y moderno, es imprescindible que te guíes por alguien experto en el tema, normalmente los antiguos tienen un sonido mejor pero no en todos los casos se refleja la calidad con el precio, algunos pueden estar dañados o simplemente no son tan antiguos como quieren vendernos.

-Tomate tu tiempo para escoger. No compras todos los días un cuenco Tibetano, así que te recomiendo que ese día te tomes tu tiempo para probar varios en un espacio silencioso y elige aquel que tu corazón te diga, es muy importante que tengas una conexión especial ya que será una herramienta de trabajo. Evita comprarlos en ferias donde hay un ambiente ruidoso y prisas, más vale hacer este proceso desde la tranquilidad.

Espero que te ayuden estos consejos y que descubras esta poderosa herramienta que seguro que te sorprenderá. Todo esto va más allá de una simple técnica, entrarás en conexión contigo misma y será un puente que te brindará momentos de paz y quietud.

Si quieres aprender a tocar los cuencos Tibetanos, te recomiendo que mires este enlace:  Taller de cuencos Tibetanos y canto armónico

Si quieres seguir recibiendo artículos y contenido relacionado con la sonoterapia, por favor, suscríbete a mi newsletter