Toni Sánchez | Facilitador de sonido

Te voy a explicar algo personal, con todos mis clientes intento ponerme siempre que puedo de ejemplo para que puedas reconocer a una persona igual que tú, con las mismas virtudes y con cosas que siempre se pueden mejorar.

En esta época de mi vida estoy trabajando el miedo de base, aquel que te paraliza cuando quieres realizar lo que más te gustaría hacer pero que finalmente no lo llevas a cabo por obedecer a  esa voz terrorífica (y también pesada) que te repite que un abismo se abrirá delante de tus pies si te atreves a pasar ciertas líneas.

Nunca creí que iba a realizar lo que estoy haciendo ahora mismo, a pesar de que mi vocación natural es hacia el exterior y visible, mi carácter desde niño ha sido (y lo digo en pasado) algo reservado, la vergüenza a que se rieran de mí o hacer las cosas mal, me impedía lanzarme a la piscina pensando que no había agua…pero he descubierto que ni hay agua ni piscina.

Quizás pienses “Si no hay agua ni piscina, ¿dónde voy a caer si me lanzo?” la respuesta que te puedo dar es: donde tu decidas conscientemente caer, tú eliges si caes sobre rocas o sobre un colchón mullido.

Pues eso es lo que estoy experimentando y es algo que quiero compartir contigo. Seguro que tienes miedos inconfesables, todos los tenemos, pero la buena noticia es que solo existen en tu cabeza, ahí fuera solo vives lo que algún día pasó por tu mente y corazón.

Somos nosotros mismos los que ponemos barreras y nos aislamos, pero solamente lo hacemos de nosotros mismos. Todos aquellos demonios internos que a veces te persiguen son un cocktail personal perfecto para que puedas contemplar, justo enfrente tuyo,  hasta dónde puede llegar tu ego si le dejas hacer de forma incontrolada, nunca te montarías en un coche que conduce alguien desequilibrado y temerario, ¿Por qué dejas que maneje tu vida cuando tú no eres esa voz? Simplemente porque estamos descubriendo quienes somos en realidad.

“¿Y QUIEN SOY YO? YO SOY”

Hace algunos años cayó en mis manos un libro de St. Germain y sinceramente no comprendí nada. Repetía continuamente “Yo soy” y no entendía a qué se refería  exactamente, le daba vueltas al libro e incluso lo practicaba como explica en algún ejercicio, pero en el fondo seguía sin entenderlo.

Años después, tras descubrir los cuencos Tibetanos, el canto armónico y Un curso de milagros (Ucdm) comprendo a lo que se refería St. Germain, nosotros somos lo que tanto buscamos, somos aquello que en ocasiones adoramos como algo separado de nosotros, ese poder sin barreras que pensamos que algún dios lejano nos podrá conceder de manera aleatoria.

Esto hablado coloquialmente viene a decir  que “yo soy” el responsable de lo que pasa en mi vida, estoy creando continuamente una obra de teatro donde aparecen y desaparecen situaciones que me sirven para darme cuenta del poder que albergo y poder observar que pasa dentro de mí.

Cuando descubres que lo que ves es un subproducto, una mala imitación de lo que realmente es real e inalterable, comprendes que no tienes límites y que jamás nadie te los puso, solamente has vivido en este escenario que se desmonta cada vez que tú decides de corazón.

Ucdm es claro en este tema, imagínate que alguien en quien confías plenamente te dijera con todo el respeto y amor del mundo, que estás viviendo en una ensoñación, en un pensamiento de separación y que todas las cosas que pasan en tu “importantísima” vida no existen en realidad, como hacerse consciente en un sueño…piénsalo porque esta teoría loca es lo que más se parece a nuestra “realidad”.

Puede que esa idea te descoloque, pero tiene grandes ventajas, en pocas palabras te están anunciando que el miedo, la culpabilidad, la falta de abundancia, etc. es algo que solamente existe en esta ensoñación, por lo tanto tú recuperas tu poder de forma inmediata sabiendo que no hay límites.

Una pregunta clásica es “¿pero si me dices que mi realidad es un sueño, para qué hacer nada?” pues porque si aún pensamos que estamos aquí, y también me incluyo en esta ecuación, es porque estamos en proceso de despertar, pero lo tenemos que hacer poco a poco, imagina que esta noche en un  sueño muy profundo alguien te vaciara un cubo de agua sobre tu cuerpo…no creo que te hiciese mucha gracia aparte de sufrir un susto considerable, es mejor despertar poco a poco sin ningún shock.

Pero la primera fase es hacerse consciente dentro de este sueño y disfrutar, hacer de esto un sueño feliz y no una pesadilla, saber que el poder lo tienes tú para hacer lo que quieras siempre desde el amor hacia ti, que es el más importante y también el único.

¿COMO NO CREERTE ESOS MIEDOS?

Dentro de este sueño existe el factor ego, esa voz que te hace sentir mal, aquella que te convence de que eres siempre lo peor, te doy una buena noticia, esa voz no eres tú. La voz natural, aquella que aparece cuando estamos realmente equilibrados y en un estado natural, siempre será una voz agradable que te hará sentir bien, ¿Cuál escuchas ahora mismo?

Imagina que pudieras quitar de tu vida la culpabilidad y los miedos ¿seguirías pensando que eres un ser limitado? Pues comienza a tomar consciencia de quien eres realmente y proyecta lo que te haga sentir bien y deja de lado esa voz que te lleva a lugares arduos, como un mal gps.

No intentes comprender esto desde tu mente racional ni tampoco pierdas el tiempo arreglando cosas que ya están acabadas ahí fuera, ponte manos a la obra en el origen, mira a tu corazón y toma el control con respeto infinito hacia dónde vas a encaminarte, quizás sea un camino un poco extraño y duro, pero merece la pena el resultado.

Cuando veas fuera situaciones que te hacen sentir mal, tienes que tener en cuenta que solo reflejan una parte tuya proyectada, tienes una oportunidad de amor y perdón hacia ti, pero aparentemente lanzada hacia el exterior, te estás mirando continuamente en un espejo gigante.

3 CONSEJOS PARA CAMBIAR EL MIEDO POR LA PLENITUD

-Mira tu mundo desde otro punto de vista, pídele a tu parte más elevada (ser superior, espíritu santo, esencia…) que te ayude en la labor de cambiar la percepción de tu realidad.

-No hay nada ajeno a ti, no hay nadie ahí fuera que no sea algo tuyo, conviértete en una máquina de perdón, ¿cómo no puedes perdonar algo si realmente no existe?

-Mira tus miedos cara a cara, cuando lo haces te das cuenta que no son nada, son lo que tú decidas que sean, empieza a comprobar que te puedes lanzar e incluso volar hacia donde tú quieras, siempre con respeto y amor.

CONCLUSIONES

Date tiempo, espacio y comprensión para realizar este cambio, lo que aquí se propone es dar un cambio total a tu percepción del mundo y tu vida, y algunas veces no resulta fácil porque nuestro ego nos lo pone difícil, pero la ventaja es que solo existe en este sueño, por lo tanto desaparece cuando tomamos contacto con lo que somos, dale trabajo a tu espíritu santo, estará encantado de ayudarte.

No te he dicho qué estoy trabajando exactamente, pues bien, estoy superando mi miedo a exponerme y a hablar en público, soy consciente que si no me atrevo a mejorar ese aspecto, dejaré de hacer cosas por miedo, un miedo que no es real y que solo viene del ego, cada día conecto más con lo que soy,  elijo conscientemente desde el amor y el perdón hacia mí mismo, no hay nada real que nos pueda parar, recuérdalo siempre.

 

Si quieres seguir recibiendo artículos y contenido relacionado con la sonoterapia, por favor, suscríbete a mi newsletter

Si quieres venir a terapia individual, por favor, mira esta información: Sonoterapia Individual